6 cambios en el estilo de vida que te ayudarán a lidiar con la ansiedad

1 - Mantenga su hogar limpio y organizado

Vivir en un lugar limpio, aireado y organizado contribuye (y mucho) a nuestra salud mental, ya que nos hace más tranquilos y felices. No importa dónde viva o cómo sea su hogar; Asegúrese de que sea su santuario, su refugio y un lugar cómodo y seguro.

2 - Rodéate de personas positivas

Vivir diariamente con personas en tu vida tiene el poder de mejorar o empeorar tu salud mental, por lo que es importante tener amigos que sean positivos y estén dispuestos a estar a tu lado en tiempos turbulentos.

Las personas tóxicas, por otro lado, que se esfuerzan por derribar a otros o aquellos que viven quejándose de todo, no nos hacen ningún bien, por lo que es mejor llevarse bien con ellos.

3 - Come bien y mueve tu cuerpo

La práctica de actividades físicas hace que su cuerpo se sumerja en endorfinas, sustancias que nos dan la sensación de bienestar. Además, mantener una rutina de ejercicios es una forma de cuidar el corazón, mantener el peso adecuado y controlar los niveles de cortisol, que es la hormona del estrés.

Comer bien también es muy importante en términos de salud mental. No estamos hablando de dietas restrictivas, pero reducir el consumo de sal y alimentos ricos en azúcar es un gran problema. Además, comience a comer granos enteros, frutas, verduras, carnes magras y granos: estos alimentos ayudan a aumentar su energía, concentración, sensación de bienestar y estado de alerta.

4 - Abraza tus pasatiempos

No deje que su vida se reduzca al trabajo y pague recibos. Practique actividades que lo hagan sentir bien: todo vale: pintura, jardinería, poesía, tocar un instrumento, visitar a amigos y familiares, cocinar ...

5 - Equilibra tu vida laboral y tu vida personal

Muchas personas viven del trabajo y terminan sin tiempo para disfrutar las cosas más allá de las puertas de la oficina. Trabajar sin descanso solo es malo para su salud, y siempre debe tener en cuenta que su vida personal también necesita atención y dedicación.

6 - ¡Relájate!

Tu cuerpo no es una máquina. Siempre tienes que tomarte un tiempo para ese momento relajante del día, vale la pena un baño especial, meditación, masaje ...

La ansiedad deja nuestras mentes agitadas y perturbadas, por lo que terminamos perdiéndonos en la lucha mental para volver a la normalidad. A veces lo real es pausar tus pensamientos, respirar profundamente y relajarte. Si te gusta caminar, ¡hazlo sin miedo! Caminar es una excelente manera de vaciar la cabeza, ¿lo sabías? Siempre que sienta sus pensamientos demasiado rápido, busque refugio en cualquiera de estas formas naturales de relajación.

***

Por supuesto, los trastornos de ansiedad pueden presentarse de formas complejas, por lo que es fundamental asociar los consejos anteriores con consultas psiquiátricas y una buena terapia psicológica. Ninguno de estos consejos reemplaza el tratamiento que le dio su médico, ¡eh!