Comprenda cómo ocurren los calambres (y cómo deshacerse de ellos)

Todos estamos tomados por sorpresa en un momento u otro con la insoportable sensación de calambres musculares. Vienen de la nada y pueden dejarte sin aliento por unos segundos. A medida que aparecen, también desaparecen, lo que hace que la situación sea aún más intrigante. ¿Alguna vez te has preguntado por qué aparecieron estos dolores?

En la mayoría de los casos, los calambres no son del todo severos y generalmente son causados ​​por la deshidratación. Según un informe en The Wall Street Journal, el gran culpable suele ser una dieta baja en líquidos o un ejercicio continuo y pesado.

La falta de líquidos provoca una pérdida de electrolitos como sodio, potasio y calcio. Y si los electrolitos están desafinados, es posible que tenga algunos espasmos musculares. Otra causa señalada por los expertos es el estrés mecánico de los músculos, como los causados ​​por estar de pie demasiado tiempo o la fatiga muscular que ocurre al caminar sobre superficies muy duras.

Ambas situaciones pueden provocar calambres nocturnos. Además, algunas toxinas ingeridas por los fumadores empedernidos o los adictos al alcohol también pueden crear un desequilibrio electrolítico, que también puede ser una fuente de calambres musculares repentinos.

¿La solución a los calambres?

Entonces, ¿cuál sería la solución a esto? Según el Dr. Morrissey, entrevistado por el periódico estadounidense, la mejor manera de acabar con los calambres es mantener una dieta equilibrada y mantenerse siempre hidratado. Una buena alternativa son los reabastecedores hidroelectrolíticos, mejor conocidos como bebidas isotónicas.