Inmortales: la investigación genética puede extender la vida de un conejillo de indias

(Fuente de la imagen: reproducción / dispositivo)
La inmortalidad es un tema controvertido que ha estado en la imaginación popular de la humanidad desde el principio de los tiempos. ¿Quién no desearía poder permanecer inmune al efecto del tiempo, al igual que las criaturas vampiro chupadoras de sangre? Y por más absurda que parezca esta idea, puede ser que la longevidad esté más cerca de lo que pensamos.

Un nuevo estudio para inducir a las células del cuerpo a liberar telomerasa, la enzima que tiene la capacidad de reducir los efectos del envejecimiento humano, ha arrojado resultados muy satisfactorios. Investigadores del Centro Nacional de Investigación del Cáncer (CNIO) de España han podido reducir el trabajo genético realizado en un ratón a un solo tratamiento, lo que indica que algún día esta aplicación podría realizarse en humanos.

Además de la prolongación observada en la vida del animal pequeño, el tratamiento de genes de ratones también ha generado resistencia contra enfermedades relacionadas con la edad, como la osteoporosis y la diabetes. Además, la coordinación de las neuronas y los músculos del conejillo de Indias también mejoró.

Aplicaciones

Los investigadores no creen que estos resultados se apliquen inmediatamente a los sistemas antienvejecimiento. En contraste, los datos positivos de trabajo pueden ayudar directamente en el tratamiento de enfermedades relacionadas con la telomerasa, como la fibrosis pulmonar.

Aun así, los resultados de esta investigación pueden ayudar a promover formas más eficientes para aumentar la longevidad humana. En palabras más metafóricas (y legales), sería un gran paso en la búsqueda de la inmortalidad. "¡Cuídate, Edward Cullen!"