¿Los aztecas realmente pensaban que los colonos españoles eran dioses?

El imperio azteca dominó la región central de lo que ahora es México durante unos 200 años, entre los siglos XIV y XVI, pero poco después de la llegada de Europa fue rápidamente colonizada y su cultura casi olvidada. Muchas personas atribuyen esta velocidad de conquista al hecho de que los españoles fueron confundidos con dioses a su llegada. Puede parecer razonable teniendo en cuenta las diferencias tecnológicas entre los pueblos, pero ¿es cierta esta historia?

Aztecas

Aunque hoy sabemos que había un sistema de escritura, religión y ejércitos, la política azteca era bastante primitiva. A su llegada, Hernán Cortés encontró una organización de varias tribus, que estaban subordinadas a la ciudad principal de Tenochtitlán, donde hoy se encuentra la Ciudad de México. Lo más importante para el gobierno fue la recaudación de impuestos, dejando de lado los problemas políticos y de dominación, lo que aumentó la posibilidad de revueltas.

Ante esto, los españoles formaron alianzas con tribus descontentas con el gobierno central a medida que avanzaban hacia la capital, ya que también cobraban impuestos, pero ofrecían protección contra los temidos guerreros aztecas. Por lo tanto, la colonización se produjo de manera rápida y muy efectiva, ya que contó con la ayuda de los mismos colonizados. Cuando los aliados se dieron cuenta de la mudanza, ya era demasiado tarde.

Incluso existía la cuestión de la confusión con los dioses, pero no de la manera simplista que la conocemos. Por lo que se sabe, parece que esta historia solo surgió décadas después de la conquista de la región. Como los nativos no se conformaron con una derrota tan brutal después de la toma de la capital, comenzaron a suponer que los invasores podían ser dioses en virtud de tal gran fuerza (los españoles tenían armas, lo cual era una gran ventaja). Aliado a esto, los españoles aprendieron la historia y comenzaron a usar esta posición cuasi divina en la que fueron colocados para promover su avance.