¿A dónde van los calcetines en la lavadora?

Usted compra un paquete de calcetines y comienza a usarlos normalmente. Unos lavados más tarde y ya es imposible emparejarlos porque algunos simplemente desaparecieron. ¿Dónde terminaron estos calcetines de todos modos? Esta pregunta puede tener dos respuestas.

El primero tiene menos que ver con las lavadoras codiciosas y más con la forma en que funciona nuestra mente. El psicólogo Simon Moore y el estadístico Geoff Ellis fueron contratados por Samsung para hacer un estudio sobre el tema en el Reino Unido.

Descubrieron que cada británico pierde alrededor de 15 medias al año, lo que significa un total de 84 millones de desapariciones en el país. Según Moore, esto es causado por una distorsión en nuestro juicio.

El investigador se dio cuenta de que existe una relación entre el número de residentes en una casa y el número de calcetines faltantes. Esto se debe a que cuando nos damos cuenta de que un calcetín se ha ido, tendemos a pensar que es obligación de otra persona encontrarlo.

Otra causa es la heurística, nuestro método para encontrar soluciones a un problema. Cuando tal calcetín desaparece, la gente solía buscar rápidamente y en los lugares más obvios, antes de darse por vencido y aceptar la pérdida.

Sí, existe la posibilidad de que la máquina te haya comido el calcetín

Sin embargo, para aquellos que ya han cambiado toda la casa y no han visto ninguna señal del bendito calcetín, es una buena idea revisar la lavadora una vez más. El Whirlpool Institute of Home Science realizó algunas pruebas y se dio cuenta de que sí, es posible que uno de los pares haya terminado en un lugar difícil de alcanzar.

En el video, muestran lo fácil que es para un objeto pequeño como nuestros calcetines deslizarse y detenerse debajo del tambor de la máquina. Por lo tanto, antes de desesperarse y pensar que su ropa está cobrando vida y huyendo de su hogar, puede ser una buena idea echarle un vistazo.

* Publicado el 13/09/2016