El viaje en el tiempo a través de un agujero de gusano sería posible, pero solo para fotones

La idea del viaje en el tiempo siempre ha sido ampliamente explorada en películas de ficción y series. A través de barcos, portales, cabañas o incluso automóviles, los personajes podían retroceder o avanzar de manera sorprendente. Sin embargo, en nuestra vida real el viaje en el tiempo es muy teorizado por los científicos, pero sin resultados comprobados.

En teoría, una forma de viajar a través del tiempo sería a través de los llamados agujeros de gusano. Fue Albert Einstein quien primero teorizó la existencia de estos agujeros con la formulación de su teoría general de la relatividad. ¿Pero existen estos pasajes?

De hecho, nunca se han probado realmente, y nadie tiene ni idea de si existen o no agujeros de gusano. Sin embargo, si existieran, los físicos teóricos plantearon la hipótesis de que podrían actuar como puertas de entrada al futuro y al pasado o conectar dos regiones distantes del espacio.

Solo para privilegiados

Pero antes de entusiasmarse por hacer autostop en TARDIS o DeLorean para regresar al pasado y cambiar algunas cosas en su vida, tenga en cuenta que hay una gran advertencia en lo que sería un posible viaje en el tiempo: solo los fotones podrían viajar a través del agujero. gusano

E incluso los fotones podrían denotar una exageración del atajo hipotético a través del espacio-tiempo. En un artículo en arXiv, el físico teórico de la Universidad de Cambridge Lucas Butcher revisó la teoría del agujero de gusano y potencialmente encontró una manera de abrir el camino para estas entidades notoriamente inestables.

Energía

Según Live Science, a fines de la década de 1980, el físico Kip Thorne del Instituto de Tecnología de California (Caltech) teorizó que para hacer un agujero de gusano "pasable" se necesitaría alguna forma de energía negativa. En el mundo cuántico, esta fuerza podría venir en forma de energía Casimir o efecto Casimir.

Se sabe que si dos placas perfectamente lisas se mantienen demasiado juntas en el vacío, los efectos cuánticos entre las placas tendrán una acción repulsiva (o atractiva, dependiendo de la configuración de la placa). Esto es causado por ondas de energía que son demasiado grandes para caber entre las placas, generando una red de energía negativa entre las placas en comparación con el espacio "normal" circundante.

Como pensaban Thorne y su equipo de Caltech, esta energía de Casimir podría aplicarse al "cuello" de un agujero de gusano, manteniéndolo abierto el tiempo suficiente para que algo pase.

Pero incluso si un viajero de tamaño cuántico pudiera atravesar este "cuello", el agujero de gusano probablemente colapsaría muy rápidamente.

Luego, al reevaluar este escenario, Lucas Butcher identificó algunas configuraciones de agujeros más estables y, en ciertas situaciones, su colapso podría evitarse por más tiempo. Pero para que eso suceda, el agujero de gusano necesitaría ser muy largo y tener una "garganta" estrecha. En este caso, parece posible que los fotones puedan atravesar el agujero de gusano.

“La energía negativa de Casimir permite que el agujero de gusano se colapse muy lentamente, su vida útil crece sin límites a medida que aumenta la longitud de la garganta. Creemos que la garganta se cierra lo suficientemente lentamente como para que su región central pueda ser atravesada de manera segura por un pulso de luz ”, explicó Butcher.

Posible viaje?

Butcher admite que, aunque no está claro en sus cálculos que el pulso de la luz es capaz de completar su viaje desde un extremo del agujero al otro, existe la posibilidad tentadora de enviar señales más rápido que la velocidad de la luz o la luz. incluso retroceder en el tiempo.

"Estos resultados sugieren que tímidamente un agujero de gusano 'transitable' macroscópico podría ser sostenido por su propia energía Casimir, proporcionando un mecanismo para una comunicación más rápida que las curvas causales ligeras y ajustadas", dijo el científico.

En la actualidad, este trabajo es altamente teórico, pero podría renovar el interés en el estudio de los agujeros negros y sus capacidades potenciales del puente espacio-temporal, como señaló Matt Visser, de la Universidad Victoria de Wellington, en la revista New Scientist.

Entonces, si necesitáramos buscar evidencia física de agujeros de gusano, ¿podría ayudarnos esta investigación? Es muy temprano para decirlo, según los físicos. Probablemente tendremos que esperar más y más estudios en profundidad de los científicos para ver si un día, al menos los fotones, realmente pueden viajar en el tiempo.